El agua, el elixir de la vida: descubre la importancia de beber agua de calidad y mantenerte bien hidratado

El 60% de nuestro cuerpo está compuesto por este vital líquido. El agua forma parte de tejidos y órganos importantes como el cerebro, los músculos, los huesos y juega un papel fundamental en nuestro organismo. El agua participa en numerosas funciones vitales como la regulación de la temperatura corporal, la digestión, el transporte de nutrientes y la eliminación de desechos a través de la orina. Por tanto, mantener una adecuada hidratación es de suma importancia para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro organismo y asegurar nuestra salud y bienestar.

Es importante asegurarse beber suficiente agua de calidad todos los días. La cantidad diaria puede variar según diversos factores, como la edad, el sexo, el nivel de actividad física y el clima. Sin embargo, una recomendación general es beber al menos 8 vasos de agua al día, lo que equivale a alrededor de 2 litros.

¿Por qué es importante mantenerse hidratado?

¿Cuántas veces has escuchado a médicos, entrenadores, nutricionistas, etc de lo importante de mantener tu cuerpo hidratado? Aquí tienes el porqué:

Hidratación: El agua es fundamental para mantener nuestro cuerpo hidratado. Cada célula, tejido y órgano de nuestro cuerpo necesita agua para funcionar correctamente. Ayuda a transportar nutrientes, eliminar desechos y regular la temperatura corporal.

Sistema digestivo: El agua juega un papel crucial en el proceso de digestión. Ayuda a descomponer los alimentos y facilita su paso a través del sistema digestivo. Además, previene el estreñimiento al suavizar las heces y facilitar su eliminación.

Salud renal: El agua de calidad también es importante para la salud de los riñones. Ayuda a eliminar los desechos y toxinas del cuerpo a través de la orina. Beber suficiente agua puede prevenir la formación de cálculos renales y contribuir al buen funcionamiento de los riñones.

Piel saludable: La hidratación adecuada es esencial para mantener una piel saludable y radiante. El agua ayuda a mantener la elasticidad de la piel, previene la sequedad y reduce la aparición de arrugas y líneas finas.

Sistema inmunológico: El agua ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunológico al transportar nutrientes a las células del sistema inmunológico y eliminar toxinas del cuerpo. Una hidratación adecuada puede ayudar a prevenir enfermedades y promover una recuperación más rápida en caso de enfermedad.

Rendimiento físico: Beber agua de calidad es especialmente importante para quienes realizan actividad física. Ayuda a regular la temperatura corporal durante el ejercicio, previene la deshidratación y mejora el rendimiento físico y la resistencia.

¿Por qué es bueno filtrar el agua?

En general, el agua del grifo es segura para beber en la mayoría de los países desarrollados. Sin embargo, la calidad puede variar en diferentes áreas y ciudades, por lo que es conveniente utilizar filtros de agua o hervir el agua antes de consumirla. Filtrar el agua evita el consumo de contaminantes y sustancias nocivas que pueden estar presentes en el agua del grifo. Tomar agua filtrada es importante para nuestra salud porque:

  1. Elimina impurezas y contaminantes: El agua del grifo puede contener sustancias como cloro, bacterias, metales pesados y productos químicos que pueden ser perjudiciales para nuestra salud. Un sistema de filtración adecuado elimina estos contaminantes, proporcionando un agua más segura y saludable para el consumo.
  2. Mejora la calidad del agua: El agua filtrada tiene un mejor sabor y olor en comparación con el agua del grifo. Al eliminar los contaminantes y sedimentos, el filtro mejora la calidad del agua, lo que puede promover una mayor ingesta y mantenernos hidratados.
  3. Protege el sistema digestivo: El agua filtrada puede ayudar a prevenir enfermedades transmitidas por el agua, como diarrea, gastroenteritis y fiebre tifoidea. Eliminando bacterias y microorganismos dañinos presentes en el agua no filtrada, se reduce el riesgo de infecciones y enfermedades relacionadas con el sistema digestivo.
  4. Promueve la salud renal: Beber agua filtrada ayuda a mantener la salud de nuestros riñones. Al eliminar sustancias nocivas y reducir la carga de trabajo de estos órganos, se previene la formación de cálculos renales y se reduce el riesgo de enfermedades renales.
  5. Aporta beneficios a largo plazo: Beber agua filtrada regularmente puede tener beneficios a largo plazo para la salud. Puede ayudar a prevenir enfermedades crónicas como enfermedades cardiovasculares, cáncer y trastornos del sistema inmunológico, ya que reduce la exposición a sustancias tóxicas y contaminantes presentes en el agua no filtrada.

¿El binomio agua y electrolitos es beneficioso para nuestra salud?

Los electrolitos son sustancias químicas que se disocian en iones cuando se disuelven en agua u otros líquidos. Estos iones cargados positiva o negativamente son esenciales para el funcionamiento adecuado de varias funciones fisiológicas en el cuerpo humano.

El agua con electrolitos añadidos es una opción refrescante y beneficiosa para mantenernos hidratados de manera óptima. Los electrolitos, como el sodio, el potasio y el magnesio, son minerales esenciales para nuestro organismo, ya que desempeñan un papel crucial en el equilibrio de los fluidos corporales, el funcionamiento de los músculos y la transmisión de señales nerviosas. Al añadir estos electrolitos al agua, se mejora su capacidad de rehidratación, lo que resulta especialmente útil durante actividades físicas intensas, exposición a altas temperaturas o después de una enfermedad. Además, el agua con electrolitos añadidos puede tener un sabor más agradable, lo que la convierte en una opción atractiva para aquellos que prefieren una alternativa más sabrosa al agua simple. En resumen, el agua con electrolitos añadidos es una excelente opción para mantenernos hidratados y aportar los minerales necesarios para un buen funcionamiento del organismo.

5 funciones principales de los electrolitos en nuestra salud

1) Regular el equilibrio ácido-base en el cuerpo: Los electrolitos como el bicarbonato, el carbonato y el fosfato ayudan a mantener el equilibrio ácido-base en el organismo. Estos electrolitos actúan como amortiguadores y ayudan a mantener un pH equilibrado en los diferentes fluidos del cuerpo.

2) Mantener el equilibrio de agua en el cuerpo: Los electrolitos como el sodio, el potasio y el cloro ayudan a mantener el equilibrio de agua y la hidratación adecuada en el organismo. Estos electrolitos participan en el proceso de transporte de agua dentro y fuera de las células, lo que contribuye a mantener un balance hídrico adecuado en el cuerpo.

3) Facilitar la transmisión de señales nerviosas y contracciones musculares: Los electrolitos como el sodio, el potasio y el calcio son esenciales para la transmisión de señales nerviosas y la contracción muscular. Estos electrolitos ayudan a generar y propagar los impulsos eléctricos necesarios para el funcionamiento adecuado del sistema nervioso y muscular.

4) Regular la presión arterial: Los electrolitos como el sodio y el potasio desempeñan un papel crucial en la regulación de la presión arterial. Estos electrolitos ayudan a mantener un equilibrio adecuado de líquidos en el organismo, lo que a su vez contribuye a regular la presión arterial.

5) Participar en el equilibrio de minerales: Los electrolitos también desempeñan un papel en el equilibrio de minerales en el organismo, como el calcio, el magnesio y el fósforo. Estos electrolitos ayudan a regular la absorción, el almacenamiento y la eliminación de minerales necesarios para el funcionamiento adecuado del cuerpo.

4 ideas de bebidas con electrolitos que puedes tomar 

  1. Agua de coco: El agua de coco es una excelente fuente de electrolitos naturales, como el potasio, el sodio y el magnesio.
  2. Jugo de sandía: El jugo de sandía es refrescante y también contiene electrolitos como el potasio, el magnesio y el calcio.
  3. Caldo de pollo: El caldo de pollo casero es una excelente fuente de electrolitos, especialmente de sodio. Es ideal para reponer líquidos y nutrientes después de una enfermedad o una actividad intensa.
  4. Bebida casera de limón, miel y sal

Receta

  • ½ litro de agua
  • 2 cucharadas de jugo de limón recién exprimido
  • 1 cucharada de miel
  • ¼ de cucharadita de sal marina (preferiblemente no refinada)

Pasos a seguir:

  1. Coloca el agua en un recipiente y mézclala con el jugo de limón recién exprimido.
  2. Agrega la miel y mezcla bien hasta que se disuelva por completo.
  3. Añade la sal marina y vuelve a mezclar hasta que se disuelva también.
  4. Puedes servir la bebida de inmediato o refrigerarla durante unos minutos para que esté bien fría.

Esta bebida casera con electrolitos es ideal para rehidratarte después de hacer ejercicio intenso o en situaciones de deshidratación, ya que repone los minerales perdidos con el sudor y te ayuda a recuperar el equilibrio electrolítico de tu cuerpo. Recuerda que también es importante mantener una alimentación equilibrada y consumir suficientes líquidos a lo largo del día.

 

Compartir entrada: